Padres y madres educan diferente, y eso es bueno

Por lafamilia.info / 13.06.2016

En algunos países se celebra el Día del Padre del mes de junio, y qué mejor homenaje que hablar del estilo educativo de los varones, pues muchos perciben que los padres y las madres educan de forma diferente a sus hijos: mientras ellos son prácticos y tal vez más liberales en algunos aspectos de la crianza; ellas por naturaleza son más protectoras y trascendentales… Lo cierto es que los padres y las madres tratan diferente a sus hijos, y eso es bueno en el crecimiento de los niños. Son varios autores y estudios que así lo confirman.

En entregas pasadas, publicamos una entrevista a María Calvo, autora del libro «Padres destronados», quien explicaba las diferencias principales diferencias entre el padre y la madre ante la crianza de un hijo:

“La presencia de la madre es esencial en su papel de darle cariño, protegerle, cuidarle, educarle… pero al mismo nivel que el padre. Lo que ocurre es que el padre y la madre se dirigen a los hijos de manera distinta por su propia educación, cultura, valores, etc. La mujer es la que, por excelencia, se encarga de controlar el espacio vital del pequeño, su comida, sus amistades, que no le falte nada cuando va al colegio… Las madres tendemos a tener una actitud sustitutiva. Es decir, cuando a un hijo se le cae un tenedor, la madre se lo recoge, pero el padre no. Cuando un niño llega tarde a la ruta del colegio por la mañana, la madre le abrocha los botones del polo y le ayuda a ponerse los zapatos, aunque el niño tenga diez años. El padre le anima: «venga, date prisa en abrocharte el abrigo». El hombre, en definitiva, se decanta por dotarles de mayor autonomía y libertad. De esta forma se fomenta un equilibrio en el desarrollo del niño”.

Está claro que los papeles de ambos son diferentes, ninguno es peor o mejor que el otro, cada quien tiene su misión y los dos son necesarios. El pediatra francés, Aldo Naouri, reivindica en su obra más reciente que padres y madres ejercen en la familia sus respectivos papeles masculino y femenino para asegurar el desarrollo normal del niño.

Según el pediatra, en el desarrollo humano es el padre quien trasmite al niño la conciencia del tiempo. Por el contrario, la madre se resiste de forma espontánea a que el niño «salga de ella» definitivamente. Naouri, que lleva 40 años ejerciendo de pediatra, sigue avanzando en que el hijo necesita ver que detrás de su madre «hay un hombre por el que su madre está entusiasmada».

Diferencias en la comunicación

Asimismo, la revista Hacer Familia ha publicado un estudio elaborado en la Universidad del estado de Washington, en Estados Unidos, que ha medido las diferentes formas que tienen los padres de hablar a los hijos, las madres tienden a poner un «tono de bebé» que les transmite bondad, mientras que los padres tratan a sus hijos como «adultos pequeños», lo que puede convertirse en un «puente» al mundo real.

Esta interesante investigación analizó cientos de conversaciones familiares entre padres, madres y sus pequeños en edad preescolar. Todos llevaban micrófonos, y sus interacciones del día a día fueron coleccionadas para el estudio.

Los investigadores concluyeron lo siguiente: ellas usan un tono más alto y variado para hablar con sus hijos que el que utilizan para hablar con el resto de adultos, mientras que los padres hablan a sus pequeños con un tono muy similar al que utilizan para mantener conversaciones con otras personas.

Esto no significa que los padres «fallen» a la hora de hablarles a sus pequeños, es más, según los autores de la investigación, esta diferente forma de tratar a los niños puede ayudarles a enfrentarse a diversas situaciones y lenguajes a lo largo de su vida.

Características de la paternidad

Asimismo, Tomás Malmierca, educador de Fomento de Centros de Enseñanza, expone algunas características principales de la paternidad.

– El padre llena con su presencia un hogar, igual o distinto que la madre, pero lo llena. El padre aporta sustentos físicos a los hijos, seguridad, confianza; sustentos afectivos, cariño, comprensión, perdón; sustentos intelectuales, enseñando a sus hijos y sustentos espirituales.

– Del padre se espera autoridad, que significa referencia, guía, conocer el camino de la vida, marcar unos límites por el bien del hijo, saber corregir sin humillar. Del padre se espera conocer el por qué de las cosas. Sabe exigir, al igual que la madre, para que sus hijos sean fuertes, trabajadores, respetuosos con el ser humano y con el medio ambiente. Es diligente cuando sanciona. El padre confía en los hijos, anima a usar la libertad. El padre es a la vez autoridad y acogimiento.
Los hijos e hijas esperan también de su padre amor, cariño, afecto, abrazos. No es propio de la paternidad el distanciamiento afectivo. Por eso, es afable, sabe consolar, tiene sentido del humor, sabe recibir, promueve y cuida la vida de familia y sabe celebrar. Un abrazo de la madre es distinto al del padre. Se podría decir que hay un cariño masculino y otro femenino.

– El padre da protección. Si un hijo siente un peligro físico, se lo dirá a su madre, pero se sentirá más protegido si se lo cuenta a su padre. En ocasiones se sentirá más seguro, aunque puede que con la madre se sienta más comprendido. Los hijos son felices cuando el padre se une a la acción de la madre, cuando la ensalza y la cuida. Se sienten desdichados cuando la humilla, la menosprecia o la infravalora. Así el hijo busca apoyo en su padre. Él significa apoyo y seguridad.

Se demuestra entonces que la figura del padre es imprescindible para el correcto desarrollo psíquico del niño; es tan vital como la figura materna. Por eso, es necesario que se les permita involucrarse en la crianza y comprender su estilo educativo desde su enfoque masculino, quien tiene su propio estilo paternal.

* Con información de Hacer Familia. 

Cuatro frases que empoderan la vida de un niño para siempre

Por lavidalucida.com / 03.09.2018

Cada palabra que sale de nuestra boca tiene un impacto en la vida de nuestros hijos, incluso cuando creemos que ellos no nos están escuchando. La Programación Neurolingüística se ha encargado de enseñarnos la relación que existe entre el lenguaje y el cerebro, comprobando cada vez más que las palabras tienen un poder enorme en nuestra vida, así como explica Joanna Prieto, experta en coaching y empoderamiento: “Con un lenguaje más positivo y constructivo podamos atraer, o al menos motivar, acciones, sucesos o personas para nuestras vidas con base en lo que queremos o deseamos. 

A los educadores y padres de familia, por ejemplo, nos aconsejan siempre dar retroalimentación positiva, amorosa y respetuosa a nuestros aprendices e hijos evitando el uso de palabras negativas o destructivas que puedan afectar la emocionalidad del ser”. Trata de ofrecerle siempre a tus hijos frases que empoderen su carácter, como por ejemplo estas que nos comparten desde el portal lavidalucida.com:

1. “Trata a los demás como quieras que te traten” La regla de oro. Enseñar a un niño la regla de oro a una edad temprana puede ayudarle a entender lo importante que es tratar a los demás con amabilidad y respeto. Demasiadas personas carecen de la capacidad de aceptar a los demás por lo que son y tratarlos con respeto. Como adulto, tus palabras y acciones deben mostrarle a tu hijo que tú practicas lo que predicas. Si tratas a los demás con amabilidad y respeto, tu hijo comenzará a entenderlo. En lugar de ser un bully o señalar a otros, será un pacificador y un líder.

2. “Escucha antes de hablar”. Esta lección puede tomar algunos años para que un niño pequeño aprenda, pero vale la pena enseñarla. Ser un oyente activo puede ayudar a tu hijo en todos los aspectos de la vida. La escucha activa mediante la concentración, la comprensión y la respuesta no siempre es fácil. Recuerda suavemente a tu hijo a escuchar antes de hablar, para enseñarles la importancia de la comunicación respetuosa.

3. “Ten pensamientos positivos”. Esta frase es simple, pero puede terminar siendo una lección poderosa. Mantener una actitud positiva puede ser extremadamente difícil, especialmente a medida que se envejece y la vida comienza a suceder. Si tu hijo aprende a mantener una actitud positiva cuando es joven, incluso cuando las cosas son difíciles, esta lección se quedará con ellos durante toda su vida adulta.

4. “La bondad es el regalo más grande que puedes dar”. Una de las mejores lecciones que puedes enseñar a tu hijo es ser amable. En un mundo lleno de gente que juzga y carece de compasión, encontrar a alguien genuinamente bondadoso y compasivo puede ser difícil. Enséñale a tu hijo lo importante que es mostrar bondad a los demás en cualquier circunstancia. Un acto amable puede hacer un mundo de diferencia en la vida de otra persona.

Sede principal: Jr. Costa Rica 177, Jesús María

T. 460 1222, 945 209 418

C. admision@nidoalamitos.edu.pe

Nido Alamitos 2019. Todos los derechos reservados.